Archivo de etiquetas| Juli (la mayor)

A oscuras (4º parte)

Me despierto con una sensación de dejá vu. Esto de dormir mal esperando la luz y despertarme  a oscuras ya me pasó. Más exactamente, ayer. Siento que se me acabó la paciencia, el buen ánimo y el solo es cuestión de esperar un poco más para que todo se solucione. De pésimo humor, hago todo […]

A oscuras (2º parte)

El lunes a la noche empezó a llover. Juli, Sofía y yo ya habíamos terminado de cenar, cuando la lluvia se transformó en tormenta. No nos preocupamos demasiado. Al contrario, nos gusta ver llover y Caballito, mi barrio, no es una zona que se inunde. Marta, nuestra hada doméstica, se había ido de vacaciones. El […]

Desde estas hermosas playas…

Finalmente, acá estamos. Nada de elamordemivida en la cabaña de al lado. Sí, muchas familias jóvenes con nenes chicos que me hacen inmensamente feliz.  En realidad,  lo que me hace feliz es leer tranquilamente en la piscina mientras ellos  tienen que cuidar de que sus niñitos no atenten contra su propia vida (y a veces […]

Compilado de noticias

Hace un par de días que mi vida es un caos. Y esta vez ningún hombre tiene la culpa :-).  Lo que sucede es que mañana nos vamos a pasar una semana a Cariló y estoy en medio de los preparativos. Que no se limitan a meter mis cosas en la valija. También incluyen una doble […]

Re: ¿Cómo estás?

Hola, Ceci: Te puedo contestar cómo estoy con una sola palabra: PÉSIMO. Pero como supongo que querrás la versión larga, te paso el parte completo. Creo que ahora tengo las cosas más claras, por lo menos un poco. La verdad es que al lado de cómo estuve el fin de semana, ahora soy un modelo […]

Vía SMS

No conozco ningún hijo que viendo a su madre enamorada le diga: “Mamita, estoy muy feliz de que estés viviendo un apasionado romance después de tantos fracasos. Disfrutalo intensamente, te lo merecés  y no te preocupes por nosotros que por un tiempo nos arreglamos solos”. Mis hijas no son la excepción. Sofía sigue inmersa en […]

Flight or fight? (*)

Como Lucía y yo somos personas razonables -visto desde un punto de vista positivo- o sumamente hipócritas -si lo vemos desde lo negativo-, terminamos por establecer una especie de tregua. La tensión es palpable, pero tratamos de sobrellevarla estando juntas lo menos posible, hablando lo mínimo y tratándonos con una cortesía versallesca. Algo así como: […]