50 comentarios

Segunda vez que nos pasa


Aviso: la situación viene medio complicada, con mucho para contar. Así que esta semana voy a postear todos los días para no tener que publicar una novela corta cada vez 🙂

Deseosa de retomar algo parecido a una vida normal tiro la comida, limpio todo (puaj) y con la nueva heladera en funcionamiento,  voy al supermercado para reponer lo más urgente. Todo vuelve a estar en orden. Todo, excepto algunos temitas que quedaron pendientes desde que se fue la luz y a los que ahora puedo dedicarme.

Jorge pasa a buscarme y me propone ir a  cenar a su departamento. Ya tiene algo cocinado algo. Me dice que en todo caso, más tarde pedimos un postre. No sé si,  con la palabra postre, se refiere a algo con chocolate (para mí, condición indispensable para ser considerado como tal) o  a algo más carnal… más íntimo…, pero el programa me entusiasma y allá vamos.

Jorge había hecho (o comprado ¿para qué averiguar tanto?)  unos crepes de salmón con una salsa de crema y tomate, que están muy bien. Él también está muy bien 🙂 . No crean que la etiqueta de el biólogo encantador fue puesta porque sí. Son pocos los hombres que te consideran un par, que preguntan tu opinión y no se limitan a verte mover la boca, sino que escuchan lo que decís y responden en consecuencia. En realidad, además de Jorge, desde que me divorcié solo conocí a dos más así. Uno era Gustavo, que sigue en Arabia sin intenciones de volver. El otro es Pablo, lo cual confirma que la vida no se ríe con un@, sino de un@.

Volviendo a la cena, la estaba pasando muy bien hasta que Jorge empieza a preguntarme sobre Javier. No colaboro demasiado. Una cosa es hablar mal de tu ex con tus amigas, repasando lo bien que hiciste en divorciarte. Pero, ¿con otro hombre? ¿No es como desubicado?. Además, cuando pienso todos los años que desperdicié en terapias, nuevos proyectos y las mil maneras que se me ocurrieron de salvar lo insalvable, no quiero gastar ni un minuto más en Javier.

Jorge  quiere saber todo, cuándo nos vemos, cuándo y cómo nos hablamos,  cuándo ve  las chicas… Yo le contesto lo más monosilábicamente posible y él vuelve a preguntar. No hay que ser especialmente intuitiva para darse cuenta de que está preocupado por su relación con su ex y quiere que comparemos impresiones. Tampoco es difícil darse cuenta de que no quiero tocar el tema, pero Jorge no parece advertirlo.

El tema termina agotándose. O ya no tiene nada más que preguntar o finalmente registró mi cara de culo, pero llevamos los platos a la cocina. Los deposito directamente en la pileta. No pienso lavarlos. Después de veinte años lavando todos los platos de mi familia, dedicar parte de una cita romántica a lidiar con la esponja, el detergente y los restos de comida, me parece el colmo del horror. De todos modos, una vez en la cocina, Jorge me empieza a besar y el lavado deja de ser una cuestión pendiente.

Lentamente nos empezamos a acariciar, cada vez más profundo, cada vez con menos ropa. Debido a mi edad y a mis gustos conservadores, considero un despropósito seguir avanzando apoyada en la mesada. Habiendo una cama disponible, le propongo dirigirnos a ella. Vamos y terminamos con menos ropa aún. Eso me permite vislumbrar un problema. Hay una parte de Jorge que no está captando las implicancias de que estemos desnudos en la cama y sigue en estado de relax. Y es una parte importante.

Tampoco es un problema insalvable. Quizás si seguimos un poco más y Jorge consigue tranquilizarse/ conectarse / excitarse (tachar las opciones incorrectas, no sé qué le pasa), haya alguna reacción. Si no, nos las arreglaremos de otra manera. Tampoco es el fin del mundo.

Repentinamente,  Jorge se sienta sobre la cama. Giro hasta ponerme de costado y con la cabeza apoyada en mi mano, observo sorprendida que intenta ponerse un preservativo. Lucho contra la tentación de decirle: ¿Para qué te molestás? Lo que querés hacer es imposible. Pero no creo que mi comentario sirva de ayuda para ese momento y me callo.

Insiste un poco más hasta darse por vencido. Yo concluyo que esto es lo que hay y trato de aprovecharlo. No me va mal después de todo. Hacia el  final, cuando ya había terminado con lo mío, el rebelde reaccionó y pudo.

Un poco.

Anuncios

50 comentarios el “Segunda vez que nos pasa

  1. jajajajajajajaja (perdon… perdon… pero es que todo fracaso de jorge me hace reir sin remedio…)

    amanda… se puede saber que hacias ooootra vez en la cama con este hombre?????

    ay madre…

    besos

  2. jajajajajajaj amanda, no me engañes, la segunda fue no_mala, que no es lo mismo que buena!!! 😛

  3. mmmm , dejando de lado de que este tipo no me simpatiza, debo decir de que tiene algun tipo de problema o vos no sos demasiado ” intensa ” . O jorge toma cocaina, ademas de sus probelmas en la cama, eso explicaria su comportamiento erratico, ( no me gusta reirme de las desgracias ajenas, pero esta vez voy a hacer una excepcion ) jajajajaja .

  4. jajajaajajajaajaj espero que no usara el “te juro que es la primera vez que me pasa”, porque si lo usó y aguantaste no reirte a carcajadas eres la reina del mundo!

    opción dos: estoy tomando una medicación…

    opción tres: es el estress

    opción cuatro: me toqué pensando en ti antes de que vinieras.

  5. A mi me paso lo mismo hace dos semanas, solo que yo no la reme mas, si no funciona querido, anda a tu casa, comprate un viagra o hacete ver, me faltan tus años de paciencia para intentar remontar un barrilete.
    Besos.

  6. Yo debo confesar que me paso y mas de una vez, a veces culpa de los nervios de la primera vez, otras culpa de la compañia que asumia que lo unico que tenia que hacer era abrirse de piernas, y otras vaya a saber que , pero cuando funciono una vez con una mujer despues no fallo mas, ( con la misma quiero decir ), asi que no se, yo tambien estoy desconcertado. Por ahi esta vez se olvido de comprar la pastilla, pero si se acordo de los crepes de salmon , dudo que se olvide de la pastilla. Ya te digo Mandy este tipo para lo unico que sirve es para el blog.

  7. Me pasa lo mismo que a vos!! o sea cuando recien lo conocias y no te producia nada fisicamente, tmb, cuando de repente decidis darle otra oportunidad, tmb, cuando uno de los dos ( en este caso yo) se va de viaje, mensajes, todo bien, y de la nada parece desconocerme, vuelvo, nos vemos, todo bien, y OTRA VEZ DE LA NADA ( bueno, en realidad aparece una fucking EX) me desconoce. Ahora, desaparecer yo y ver que pasa?, decirle ‘ Querido, seguis enganchadisimo con tu ex, asi que suerte!y segui viviendo de fotos amarillas!(?) ‘ Dios Mio.

  8. Amanda, ya es lidiar con mucho. Supongo que ahora considerás que “desempataste” los tantos a favor y en contra y lo vas a eyectar de tu mente, no? (si además compró los creppes, vale decir que no los hizo él, no pueden quedarte más dudas de que NO ES el prospect que andamos buscando, eh? Ni siquiera cocina!) 😦

  9. A ver si te miré con pocos ansias…

  10. Hola Amanda,a cierta edad a los hombres no se les “para” tan fácilmente depende de muchas cosas
    y también depende,para que lado vaya la relación con el
    lo mas denso es lo que le pasa con la ex ,y si vos estás dispuesta a bancártelo
    yo en tu lugar seguiría conectada al portal de citas buscando
    Besos

  11. Ay Dios… Coincido con una de las chicas más arriba: en la facultad, tenía un candidato que nunca se definía , y una compañera decía: “Para algo sirve: ¡siempre tenemos tema en el café del recreo!”.
    Pero para nada más….
    Disculpe la crudeza m´hija, te envidio el estoicismo.

  12. No me pasó eso, la poca colaboración del partenaire… pero imagino que puede ser por muchos motivos, y no porque no le atraigas.
    Pero es todo una incógnita. Lo bueno es que hay alternativas(!!!) y que se puede salvar la situación.
    La cosa es si vale la pena una relación donde haya que remarla tanto, ya sea fuera o dentro de la cama.
    There’s a lot of fish in the sea!
    no te olvides nunca de eso!

    un beso

  13. Demasiado esfuerzo, demasiado remo, yo resueno con que estas aguantando demasiado. Pero no se si deberías tener en cuenta lo que pienso, porque yo con mi exigencia y mi poca tolerancia hace rato que vengo abstinente..suerte

  14. no era esto lo único que te faltaba?? jajaja lo mejor es que se haya querido poner preservativo! y mejor aun tu casi-respuesta jajajaj creo que no iba a ayudar, no
    menos mal que actualizás todos los días esta semana, la situación lo amerita
    beso!

  15. Me morí con la imagen de Jorge intentando ponerse el preservativo contra viento y marea.
    Como expectadora, estoy de acuerdo con que parece demasiado remado todo…
    Haciendo un ejercicio de empatía, a veces pasa que una no sabe porque se queda en ciertos lugares y el hecho de no salir huyendo es más que un dato… No descubro nada, hay mil comedias románticas a propósito de esto.
    Creo que muchas veces el amor llega a pesar nuestro, por eso no sé si recomendaría un NEXT antes de escuchar el resto de la historia…

  16. Si algo de “looser” tenia este Jorge que lo hacía ganar un poco de puntos con este tropiezo se fue de mambo pobre.
    Demasiado “looser”.

    De todos modos el cierre del post me hace aguardar el capitulo de mañana. “Reaccionó y pudo. Un poco”.
    Amplie, Amanda, amplíe, porque reaccionar un poco no vendria a ser como estar “un poquito embarazada”.
    Cuente, nomás, m’hija! Miles de lectores avidos la estamos esperando.

  17. Será Jorge diabético??? Supongo que debería haberlo contado antes…
    Espero el post de mañana (tormenta mediante!!)

  18. Cuanto pasó en mi ausencia!!! tres semanas y Jorge pasó de ser solo amigo a mas que amigo y creo a como va a “ni amigo”

    Espero ansiosa el post de mañana

    Ah! Me mató el cuento de tu paciente embarazada, genial!

    Besos
    BB

  19. ah bueno lo que faltaba …..ya esta todo dicho!!!! comparto las demas opiniones….
    feo feo cuando se obsesionan en hablar de un tema.
    Antes de crucificarlo a Jorge…espero el post de mañana…
    beso

  20. ay, no sé qué decir… toda esta historia desanima mucho…
    mi más sentido pésame!

  21. Resultó más excitante la historia de tu paciente con Mr 10 y Mr 16..!!! Ahí había intriga, sexo y mentiras!!!

  22. Un psicólogo express diría que “Jorge no puede porque no cortó el vínculo con la ex mujer y porque Amanda le está demostrando que se juega entera por él. Le tiene miedo al compromiso”.

  23. Hola, la primera vez que te leo y quedé re pegado con este blog. Será que tengo 50 pirulos ya 😉

    Cariños

    PIPUS

  24. Gracias Amanda !!

    Cariños

    PIPUS

  25. quejorgenoleaelblog, quejorgenoleaelblog, que jorgenoleaelblog !

    Otro tema: tenemos edades parecidas… te recominedo: no descartes la mesada de la cocina, je
    BEso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: