32 comentarios

Después de veinte años, el encuentro


Al final no chateamos. Yo no solía usar el msn y al principio ni siquiera lo pude configurar.
Pero seguimos intecambiando mails cada vez más explícitos, que incluían referencias a sacarle la ropa a su asistente (yo) . Al comienzo estaba feliz y excitada pensando que mi estrategia estaba dando resultado, pero cuando pasaban los mails ( y hasta un llamado telefónico), sin que se mencionara la idea de vernos mi entusiasmo empezó a decaer.

Al final me harté y decidí definir la situación. Le escribí pidiéndole que me aclara algunas dudas sobre el trastorno F60.4 del DMS IV. Me imagino que a  la mayoría de ustedes esto no les dice nada. Yo misma tuve que googlearlo, no tenía idea del código con que la American Psychriatric Association clasificaba el trastono histriónico de la personalidad. Pero no tenía dudas de que Leo, como psiquiatra, iba a entender a primera vista que lo estaba tratando de histérico.

Y haya sido por eso o porque sí, apenas recibió el mail me llamó y arreglamos para vernos. Todavía me acuerdo cómo estaba esa tarde. Fui a trabajar con una vestimenta mixta, mezcla de lo que pensaba usar más tarde y podía usar en el consultorio con el guardapolvo, más un bolso enorme dónde además de lo que llevo habitualmente (la billetera, los documentos y la tarjeta, muchas llaves, lapiceras varias, el sello, café y edulcorante, crema para manos, perfume, una bolsita con un yoghurt y una Chocoarroz, algún/os libro/s y otras cositas que no vale la pena mencionar); había agregado:

  • un par de zapatos de taco alto.
  • su corresponiente cartera haciendo juego.
  • más opciones de vestuario.
  • otro perfume.
  • un estuche completo de maquillaje.
  • peines, cepillos, mousse y crema para peinar (tengo rulos, el frizz es el Enemigo Público Nº 1)
  • creo que nada más (probablemente me esté olvidando de algo)

Mis compañeras de trabajo estaban divertidísimas. Nunca me habían visto así. Laura y Viviana estuvieron dando consejos y diciéndome que estaba fabulosa, genial, increíble y demás muestras de apoyo moral. Así que cuando llegó la hora, salí para encontrarme con Leo ansiosa, bastante histérica, pero con la autoestima en high.

Llegué, lo vi, me vio. Afortunadamente no hubo sorpresas en ese momento, solo darnos cuenta de que ambos continuábamos siendo versiones reconcibles de nuestros yoes a los veinte años. Me acerqué a darle un beso y de alguna manera, me eludió. Fue incómodo y me quedé extrañada de que no quisiera darme el tipo de  beso con el que se saluda a un compañero de trabajo o un primo. Pero enseguida empezamos a charlar y el mal momento pasó.

La conversación fue entretenida, pero me parecía estar hablando con otra persona. Un padre de familia orgulloso que me mostraba fotos de sus hijas. Un colega que me hablaba de medicina. Un ex compañero que recordaba nuestra juventud. ¿Dónde estaba el Leo que me mandó esos mails insinuantes… y explícitos?

Seguía sin encontrarlo cuando, un par de horas después nos despedimos. Leo parecía haberse aferrado como un mantra a no mirar nada por debajo de mi cara y de usar a su familia como escudo. Mientras manejaba de vuelta a casa, tratada de reacomodarme a la nueva situación. De sexo, ni hablar. De romance, menos. ¿Podríamos ser amigos? ¿Me interesaba que fuéramos amigos?

Sí, no, no sé…

Anuncios

32 comentarios el “Después de veinte años, el encuentro

  1. Un histérico con todas las letras. Los conozco al dedillo y sé que son los peores… Suerte con las búsquedas a futuro y un beso.

  2. jajjajj de libro!! DSM IV a full!!!

  3. mmmm….bueno…primero quiero decir que no soy partidaria de enroscarse con casados, sobretodo si ya lo sabés de antemano…Qué necesidad de tener una historia con alguien que tiene ESPOSA e hijos? y si después te re-enganchabas?, en general nunca dejan a sus esposas. Creo que lo de él no fue más que histeria y decidió que hasta ahí llegaba, un juego x chat o mail y nada más que eso. Igual si era eso nomás, no entiendo para qué fue a verte?. Buen comienzo de semana para vos y todos los comentaristas.

  4. Dale amanda!!, mucho suspenso!!
    adelantanos algo!! como supero´su histeria??
    besos

  5. Perro que ladra no muerde…..
    no entiendo a la gente que escudada atrás de un monitor juegan un papel que no se animan a vivir… es decir, está perfecto que mantenga el encuentro en un plano profesional o de amistad, lo que no está bien es que por mail juegue a otra cosa.

    y es siquiatra????

    beso

  6. Me suena mas que a histeria, a Adan, Eva y la manzana, lo estabas tentando, y evidentemente al tipo le daba algo de culpa engañar a la mujer. Sere muy moralista?, pero la verdad me parece bastante triste ver (leer), que nadie se preocupa por las consecuencias de esta historia. Meterse con un tipo casado (y con hijos!) no es malo solo por que te podes enganchar y pasarla mal , sino por que esta MAL, por que podes lastimar a personas que nunca te hicieron nada y que no tienen la culpa de que vos necesites una revolcada. Hay tantos hombres solos disponibles para eso. No se como termina esta historia, lo leere en estos dias, pero me preocupa esto de que cada vez sea mas importante el sexo casual que la familia. Y si definitivamente estoy muuuy moralista.

    • Claro que está mal, pero si cuento las cosas como deberían haber sido y como realmente fueron, ¿qué sentido tiene?
      Besos

    • Estoy de acuerdo con Noe. Ademas es hipocrita que las mujeres se quejen de que los hombres son infieles , si despues son complices de ello . ( No hablo por vos Amanda ,sino en general )
      Si necesitan una revolcada, vayan con un amigo a un boliche swinger y nadie sale lastimado.

      • A ver, pensalo así: Una señora cuarentona recién divorciada, habiendo estado desde la adolescencia con el que fuera casi el único hombre de su vida, ¿qué clase de amigo para ir a un boliche swinger va a tener?

        Además lo que yo quería no es “una revolcada”, sino seducir, ser seducida, ver que todavía podía…

  7. Ese doble jueguito, suele suceder y nunca se termina de entender. Ojalá hayas podido enterarte de otras cosas.
    Pero…vamos por más!!
    Qué intriga!
    Beso y buena semana .
    Lady Baires

  8. Muy buen approach el tuyo. Ahora, si el tipo es un idiota, no hay mucho más que puedas hacer.

  9. Yo la verdad aprovecharía que es psiquiatra y le largo todo el rollo , o sea , me deliro completamente si sale corriendo …..ya fué , si se queda …. y bueno ….
    jajaja ¡¡¡¡

  10. cuanto desdoblamiento!
    chateando es una cosa y en persona otra!!
    grrrrrrrrrrrrr

    espero intrigada la continuacion

  11. Mandy: Alguna vez, me ocurrió algo muyyyyy parecido. Intenté recuperar ese “otro”. Barajar y dar de nuevo. La segunda, estuvo un poco mejor. En la tercera se definió. Aclaro: llevó más tiempo de lo que imaginé. En fin… valía la pena el intento.

  12. Para mi más que histérico es un cagón.
    Un histérico te habría seducido con todas sus armas, y después te habría mirado asombrado cuando quisieras avanzarlo, como diciendo: no, estás confundida, yo no te tiré onda!

    creo que el trastorno de personalidad cagonoide no figura en el DSM… algun trastorno fóbico tal vez…

    jajajaja

    Besos

    D

  13. Lo que más me desanima de esas actitudes es que me hacen pensar que el hombre en cuestión dificilmente sea un buen amante; no sé, hay una cosa demasiado autocentrada para pensar en compartir un buen momento.
    Otro tema: No estoy de acuerdo en juzgar a quien sale con una persona casada; creo que cada quien es responsable por sus compromisos (y no por los de su eventual acompañante). Lo que sí no parece recomendable porque ciertamente hay más chances de salir lastimada. Pero, dado que en este caso Amanda se proponía demostrarse que podía seducir y hacer el amor con otra persona que no fuera su ex; no sabía por donde empezar a buscar; respondió una insinuación previa, etc; la banco a muerte (ya se que ya pasó; pero me remito al debate en los comments)
    Perdón, me fui de mambo con la extensión!

  14. Me estoy poniendo al tanto. Me alegro que Leo haya sido un “next”, al final desilusionó.
    Y coincido con Malena, que cada uno se haga cargo de lo propio, si el tipo le metía los cuernos a la mujer, era un tema de él no de Amanda. Primero que él empezó con el histeriqueo, y aunque hubiera sido al revés, se supone qe los seres humanos podemos decir que no, en eso nos diferenciamos de los animales.
    Besos!

    • Es un tema delicado. Creo que si bien “la otra” es algo así como un copartícipe necesario, la decisión de ser infiel la toma el que mete los cuernos. Para mí, la responsabilidad no es la misma.
      Besos

  15. uuhh, otra vez, los tipos que no se hacen cargo. Si no quería ser infiel físicamente no hubiera arreglado de encontrarse con vos. Para que?
    Super cagón.
    Otra cosa, a mi también me pasó, ¿porque insistimos con aquel tipo con el cual el sexo no fue bueno? Por que además, agregale eso. Es como si no nos conformáramos con la evidencia. Parece que nuestra mente quiere ver a cierta gente de cierta manera, aún cuando la realidad no es asi. Es raro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: