15 comentarios

Vía SMS


No conozco ningún hijo que viendo a su madre enamorada le diga: “Mamita, estoy muy feliz de que estés viviendo un apasionado romance después de tantos fracasos. Disfrutalo intensamente, te lo merecés  y no te preocupes por nosotros que por un tiempo nos arreglamos solos”.

Mis hijas no son la excepción. Sofía sigue inmersa en su propio mundo y no parece registrar demasiado. Julieta, no se lo toma tan bien. Está más exigente que nunca y muy ofendida por el hecho de que su madre tenga novio y ella no.

Anoche salimos con Gustavo, estamos pensando en ir a pasar un fin de semana a Colonia. El problema es que me acosté tarde y esta mañana estoy realmente cansada. ¿Qué hago? ¿Trato de dormir un rato antes del almuerzo? Porque después me tengo que ir a trabajar y no vuelvo hasta la noche.

¡Clin clin! Mensajito de Juli en el celular: Me duele mucho.
SMS: ¿Qué te duele?
SMS: Ya sabés. (¡Ah, parece que “le vino”)
SMS: No te puedo ir a buscar (la mejor defensa es el ataque).

No, no me puede estar pasando esto. No puede ser que que tenga que ir a buscar el auto, atravesarme la ciudad en hora pico, volver a hacerlo en sentido contrario y después volver a salir en otra dirección para ir a trabajar. Todo, para llevarle un analgésico a mi hija. No.

SMS: Me estoy muriendo de dolor.
SMS: ¿No tenés ningún calmante en la mochila?
SMS: No.
SMS: ¿No te pueden dar nada en la escuela?
SMS: Está prohibido por el reglamento.
SMS: ¿Ninguna de tus amigas tiene algo para darte?
SMS: No, y me duele muchísimo. ¿Por qué no podés venir?
SMS: (Porque no) Porque no sé si después llego a horario al consultorio.

Me la imagino sufriendo en clase un dolor menstrual intenso como muestra la publicidad del Ibu-Evanol y me da mucha pena. Pienso en mí, manejando cuarenta y cinco minutos de ida en medio de los embotellamientos, buscando infrutosamente un estacionamiento que me haga el favor de tener mi auto por ocho pesos la hora en el microcentro y me da mucha más pena por mí.

SMS: Es que ya no vale la pena que vaya. Si salgo ahora llegaría media hora antes de la hora de salida y es casi lo mismo.
SMS: Venite igual y me traés el Dolten sublingual.
SMS: ¡¿VOS ME ESTÁS DICIENDO QUE QUERÉS QUE ME VAYA HASTA AHÍ PARA DARTE UN ANALGÉSICO QUE TE DIJE MIL VECES QUE LLEVARAS SIEMPRE EN LA MOCHILA?!
(Creo que le quedó claro que no voy a ir). Cuando salgas, vas y lo comprás en cualquier farmacia.
SMS: No sé dónde hay una farmacia.
SMS: Preguntás. (El colegio queda a una cuadra del Obelisco. No dudo que va a encontrar muchas farmacias ahí)
SMS: Bueno.

Pasan las horas. Me voy a trabajar. Empiezo a sentir remordimientos por haberle gritado vía SMS a mi hija dolorida. De todos modos no hubiera ido. Mi culpa no da para tanto.

Le mando otro mensajito.

SMS: Sé que me odiás, pero yo te quiero.

Minutos después.

SMS: No te odio.

Los ángeles cantan a mi alrededor y aprueban mi conducta maternal.

Finalmente mi adorada hija salió victoriosa del reto de encontrar una farmacia y comprarse el analgésico. Pero, no me hago ilusiones. Sé que no voy a ser perdonada tan fácilmente y menos en estas circunstancias.

Anuncios

15 comentarios el “Vía SMS

  1. En “mi época”, lo más avanzado era caminar una cuadra y hablar desde un teléfono público con tarjeta, a la salida del colegio. Si me dolía algo en clase me la tenía que aguantar, y este tipo de discusiones no existían.

    Igual no sé cómo me habría comportado si hubiera tenido padres separados y madre con novio nuevo.

  2. No te sientas mala madre… mas de una vez hice algo parecido con mis hijos..como preguntarles si se estaban muriendo, y si no era así, que no iba a poder ir. A veces no queda otra… bueno, capaz si sea un poquito mala madre, pero uno hace lo que puede. Wonder woman era solamente un personaje de película!

    con respecto a lo otro, no sé si es tan así….o al menos a los monstruos los tengo curados… se alegraron cuando les conté que estaba en pareja “buena!!! esa!!!!” (eso dijo mi hija(???)) y uno de los varones me dijo que lo único que queria era verme feliz y contenta cuando yo entraba por la puerta de casa (estaría siempre con cara de culo???)…el otro es del tipo paz y amor y para él está todo bien mientras yo esté bien. Capaz porque son mas grandes que tus nenas?

    me encantó el ultimo sms de tu hija… no te odio. Claramente estaba buscando un mimo!

    beso y feliz dia de la madre el domingo!

    • Me de la sensación (y sé que estoy generalizando con esto), de que los hijos varones prefieren ver a sus madres “colocadas” o, desde la óptica masculina, con tal de que no les rompan las bolas y te vean feliz, el medio no les importa demasiado.

      Con las hijas mujeres se juegan otras cosas, celos, competencia, más proximidad… no sé bien qué.

      ¡Feliz día de la madre!
      Besos

      • Opino como vos, Aman, porque tengo en casa un veinteañero que se pone bien de verme feliz. Justo es decir que cuando tenía 6 ó 7 no le parecía tan bien si yo me emparejaba, por suerte en esa época no corría ese peligro…
        Feliz día de la madre para vos también! beso

  3. ayyy yo le llegaba a hacer ese planteo a mi mamá y directamente se me cagaba de risa en la cara.
    No te enganches con estas boludeces, van a tener que aprender las niñas.
    besos y pasala lindo con Gustavo!

  4. todo bien, pero capaz no te regale nada muy lindo el día de la madre, eh?

  5. Definitivamente esta celosa, como dijo Ana más arriba estaba buscando un mimo. No le debe gustar nada que vos tengas novio y ella no, pero ya lo va a encontrar, igual… que disfrute la edad que tiene, yo me puse de novia a los 15 y no sabés lo que me arrepiento, me perdí de un montón de salidas.
    Besotes!

  6. La próxima decile que vaya al comedor del colegio, pida hielo, lo envuelva con un repasador y listo.. ba, a mi me funciona el frío, capaz justo a ella el calor jeje
    igualmente es obvio que tiene mamitis, con un mimo el tema está olvidado.
    se nota que no tengo hijos?
    beso!

  7. Mirá Amanda, las hijas adolescentes son de lo peor, te hablo por propia experiencia. Estoy en pareja hace 10 años y mi hija siempre lo aceptó, pero ahora “compite” por la atención de él (mi pareja, que por supuesto no es su padre).
    Creo que estuviste bien al ponerle límites, para que aprenda a resolver las cosas por sí misma y dimensionar las situaciones adecuadamente.
    De todos modos los mimos siempre valen más que las palabras, nunca dejan de ser nuestras nenitas.
    Mis mejores deseos para la hermosa relación que has iniciado

    • Una vez llevaba en el auto a Juli y a un amigo y el chico comentó: “Los hijos varones son como los gatos, solo vienen para comer y para dormir”. Y a mi me salió contestarle: “Y las hijas mujeres como los perros, siempre las tenés encima” 🙂
      Con todo lo bueno y malo que tiene eso…

      Gracias y te mando un beso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: