22 comentarios

Ariel aquí y ahora


Entro apurada a Janio. Soy muy obsesiva con la puntualidad y ya son y cinco. Desde una mesa cerca de la entrada, un pelado, mitad rubio mitad canoso, me mira: Ariel.  Nos saludamos y entre los “Hola, cómo estás”, “Disculpá que se me hizo tarde, no encontraba adónde estacionar” y “Sí, Palermo está cada vez peor”, trato de mirarlo sin clavarle la vista. ¿Es o no es? Tiene algunos kilos de más, seguramente no se  enganchó  en la onda de comer sano que nos pegó a unos cuantos cuarentones. Parece haber tomado bastante sol en la época en que nadie se preocupaba por el cáncer de piel o, – más frívolo pero más probable –  por las arrugas.

Me cuenta sobre los problemas que tiene con su socio. Después sigue con que su ex está loca. No sé, me parece que la prevalencia de patología psiquiátrica entre las ex es notoriamente elevada. ¿Serán todas como Valeria, la ex de Esteban Q? A veces  me gustaría conocer la versión de la otra parte…

Pero lo peor es que mientras escucho todos sus problemas, no puedo terminar de decidir si es el Ariel de Hebraica o no. Mi di cuenta de que la imagen del divino Ariel se me había ido borroneando con los años y ya no me acordaba cómo era a los dieciséis años. Mucho menos lograba encajar esa figura perdida con el hombre que me está detallando los defectos de su ex.  ¿En qué realidad alternativa podría interesarme eso? ¿Se supone que  me lo cuenta para seducirme o me está usando de oyente por el precio de un café?

Que tipo más aburrido…

En un momento decido que no va a haber segunda vez, así que si quiero sacarme la curiosidad la oportunidad es ahora. Sin ninguna ceremonia, interrumpo uno de sus monólogos para preguntarle si había estado en los grupos de Hebraica. Me mira sorprendido, me dice que sí. ¿En el 80-81? Sí.

– ¿No te acordás de mí?

Se queda mirándome…

– Soy Amanda Stein- agrego- estuve con vos en el grupo con Silvia, Edgardo, esa pelirroja que no me acuerdo el nombre, el petisito que tocaba la batería…

– No…no me acuerdo de vos -se disculpa.

Tampoco es extraño que ni se acuerde de mí. Pero se le ilumina la mirada y arranca otro monólgo sobre lo felices que éramos en esos tiempos y  lo bien que la pasábamos, -una visión alternativa en la que  no coincido en absoluto-.

Hay cosas que llegan demasiado tarde. O quizás nunca hubieran podido ser.

Anuncios

22 comentarios el “Ariel aquí y ahora

  1. A algunos les pasa encima el camión con acoplado!!!!
    Quien lo viera y quien lo ve!!! dirán lo mismo de uno?

    next!!! 🙂
    un beso

  2. Amanda:
    Insufribles,cuando sacan el tema de los problemas laborales.
    Las ex? Parece que están todas chifladas.
    “Todo tiempo pasado fue mejor”, síntoma de luz roja para huír.
    Tal vez te recordaba pero no le convenía decírtelo, así pasaba por más interesante.
    Y de paso, mejor para vos, sino también hubieras escuchado un monólogo de esa época.
    Next!
    Besos! 🙂

  3. Lo peor no es que está pelado o arrugado, sino que es un pesado.

    Pero está bueno que te hayas reencontrado con él para saber “qué hubiera sido”. ¡Menos mal que no fue! Viste que todo sucede por alguna razón?

    Besos

  4. La película no va a poder ser, pero no me digas que el mundo no es un pañuelo…
    Al final, menos mal que no te dio bola alla lejos y hace tiempo porque si habla mal de su ex en la primera cita, es un pelmazo.

  5. amanda.como me gusto este post!!
    vos y yo tenemos muchas coincidencias y cuando yo estaba buscando al amor de mi vida me habian presentado a todos los candidatos de la colectividad y habia decidido que no queria volver a ninguno,y de hecho me case con un goy
    besos!!

    • Es que yo ya estuve casada con un goy. No busco nada en particular, pero esta vez pensé que con alguien de la cole me podía ir diferente.
      Me equivoqué.

      Besos

  6. jaja así q estaba destruido y encima re denso!!!
    y yo tambien en una epoca pense que con los de la cole me iba a ir mejor!! se supone q por ahí compartís más cosas! 😄 una se engancha con lo q puede no? jaja

    NEXT TOTALMENTEEE

    • En el fondo lo que compartís son cosas superficiales, tipo conocés a Fulano, tal lugar, tal colegio, tales referencias culturales. Pero nada que haga a una relación.

      Besos

  7. por qué piensan que a una le puede interesar la vida de la ex???
    por diosss
    bueno, seguimos con el casting, que sin duda es muy divertido jaja
    beso!

  8. se hace cansador,pero me parece una forma de conocer gente
    vamos!! no te desanimes!!

  9. Está buenísimo encontrar a alguno que nos gustaba de chicas y no pasó ni la hora y ahora verlo arruinado. Consuelo tonto, pero consuelo al fin jaja

    Los quejosos de las ex son insoportables, pero a la vez, saber de qué de su ex se queja un tipo, dice mucho sobre ese tipo. Por ejemplo, si un tipo se queja mucho de que su ex era un obsesiva, el tipo seguramente es un mugriento desordenado. Para mí está bueno para leer bien entre líneas, claro que si el hombre en cuestión interesa, que no es éste el caso.

    Besos y mejor suerte la próxima!

    • Claro, te agarra la onda vengativa de “antes no me diste bola y ahora estás hecho mierda”.
      Consuelo tonto, pero ¿por qué no?

      A veces me gustaría TANTO poder charlar con la ex 😉

      Besos

  10. igual, vos sabés que valeria, la ex de esteban q., no me caía tan mal jajaja

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: