16 comentarios

Flight or fight? (*)


Como Lucía y yo somos personas razonables -visto desde un punto de vista positivo- o sumamente hipócritas -si lo vemos desde lo negativo-, terminamos por establecer una especie de tregua. La tensión es palpable, pero tratamos de sobrellevarla estando juntas lo menos posible, hablando lo mínimo y tratándonos con una cortesía versallesca. Algo así como:

-Disculpame, ¿te molestaría que use el baño unos minutos?, o
-Perdón, pero ¿te parece que vayamos a desayunar?
Agotador. Por eso tratamos de vernos lo menos posible…

Pero este viaje parece estar maldito porque además de la lluvia que no para, mis problemas no se acaban aquí.
Javier y Juli nunca se llevaron bien. Cuando vivíamos todos juntos, el arbitraje permanente termnó por agotarme. Me fui de viaje repitiendo el mantra “es el padre, que se las arregle, sobrevivirán”. Lo de sobrevivir lo doy por hecho, pero del resto no estoy tan segura…

A la mañana recibo una llamada furiosa de Juli. Está tan enojada que al principio no entiendo lo que me dice, que resulta ser que el padre le cortó la conexión a internet.
–¿Por qué?
-Porque sí, porque es un dictador. Encima de que yo trato de mantener la paz yéndome, se la agarra conmigo.
-Pero ¿qué pasó?
-Nada, que estuve en la casa de Flor y me retrasé un poco y cuando volví ¡me dijo que mientras él estuviera no iba a tener internet! -el llanto se hace más fuerte.- Yo creo que a esta altura podría tenerme un poco de confianza, en lugar de perseguirme todo el tiempo. Ya le dije que se me había acabado la batería. Llamalo y vas a ver -concluye.

Los detesto. Ni siquiera puedo estar cuatro días en paz. Bueno, no sé si en paz, pero por lo menos no ocupándome además de los problemas hogareños a miles de kilómetros.

Lo llamo a Javier.
-Hola, ¿qué pasó con Juli?
-Nada, que no está nunca en casa, que se la pasa en la casa de sus amigos, ayer no solo había desaparecido, sino que tampoco contestaba al celular -otro que suena enojado–. Cuando llegó le dije que se olvidara de internet mientras yo esté acá. Si no, esto es una joda, al final hace lo que quiere.
–Sí… bueno, pero ¿no será mucho? Es raro que se vaya si avisar, me dijo que se le había acabado la batería del celular…
–A mí parece que vos no tenés autoridad como madre. Las chicas hacen lo que quieren. Cuando vuelvas vamos a hablar muy seriamente, necesitan más límites, más disciplina…

Uy, uy, uy…esto no solo lo escuché muchas veces, sino que nuestra “incompatiblidad educativa” fue uno de los motivos que nos llevó al divorcio. Lo dejo de escuchar y empiezo a imaginarme lejos, muy lejos. Más que lejos, inaccesible. Dejo volar la fantasía…

Bajo una luz dorada, me veo uniéndome a Médicos sin Fronteras y trabajando en un campo de refugiados en una remota región de África. Lejos de todo. Con los años, quizás hasta me den algún premio por mi labor humanitaria…
Un momento, ¿habrá WiFi en esos lugares?

Por suerte, mañana ya nos volvemos. Nos despediremos hasta la próxima (en el mejor de los casos próxima vez que nos veamos, más viajes juntas, no gracias). Solo quedan pendientes mis problemas domésticos.

Y “los match”, claro.

(*) Delante del peligro todos los animales reaccionan bruscamente en centésimas de segundo: las aves levantan vuelo, los mamíferos se mueven con rapidez orientados hacia la lucha o la huida. Llamamos a esos comportamientos, justamente,”‘mecanismos de huida o lucha”.

Anuncios

16 comentarios el “Flight or fight? (*)

  1. Ay, Amanda, me parece que vas a tener que hacer uso de ambas alternativas. Con Lucía, “flight”; con tu ex no te queda otra que “fight”.
    Besos

  2. Dejalos!
    no te metas en la relación padre-hija…es solo de ellos!!!! hacé ohmmmmm ohmmmmm
    y cuando el te haga reclamos por como la educas…. uhhh ni se le ocurra…o acaso vos le decís a él lo que tiene que hacer?

    que mal la lluvia….al menos haber vuelto tostadita era otra historia.

    Chau Lucía. Sabe del blog?

    beso

  3. Amanda: creo que Ana tiene razón con lo de tu hija y tu marido.
    Creo que vas a necesitar vacaciones de las vacaciones.
    Besos

  4. Qué jodido cuando te llama un hijo que se está matando con el padre..ya me pasó, y es muy duro aguantar las ganas de meterse. Espero que a la vuelta los encuentres en paz, besos.

  5. Amanda:
    Lo ideal sería que a tu ex se le pase cuando volvés, podría suceder??
    Beso
    Lady Baires

  6. Ah no.

    “no tenés autoridad como madre”.

    Se me transformó la cara como si me lo estuvieran diciendo a mí. No sé como no lo insultaste en 4 idiomas.

  7. Ja! Una vez me llamó mi ex marido porque Santi no se quería bañar…
    – a ver Santiago, tú, cuantos años tienes?
    – 50
    – y Santi?
    – 6
    -…
    -…
    – tu dime.
    y colgó.

  8. Uy, en mi última pelea grande con mi ex yo le dije que no sabía ponerles límites a los chicos. Parece que no soy original.
    Besos

    • Gustavo, no te conozco a vos ni a tu ex, así que lo que digo es en general: es fácil borrarte y después criticar al que sí se ocupa, cuando la realidad no está a la altura de tus fantasías.

      Besos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: