18 comentarios

Martín no se deja encontrar


Tercera cita con Martín (¿tengo que contar la del speed dating?, en ese caso sería la cuarta). Siento que esta noche es LA noche. Por las dudas me voy preparada. Me depilo con cavado incluído, me exfolio y me pongo un conjunto transparente de Caro Cuore cuya tanguita incluye una tirita que se me clava de la manera más incómoda en mis partes íntimas.  Pero bueno, supongo que la ocasión lo merece…

Nos enontramos con Martín en el Village Recoleta.  Por un tema de horarios terminamos sacando entradas para “El primer día del resto de nuestras vidas” y mientras tanto vamos a tomar algo.

Ya es un poco tarde para café con torta, pero ¿por qué no? Mientras tanto lo miro en forma seductora. O por lo  menos hago el intento. A juzgar por los resultados, no me está saliendo demasiado bien.  Martín no me mira, al menos no de la manera que yo espero. O sea, no es que yo pretenda que me arranque la ropa y me arrastre salvajemente a la cama, pero una miradita cómplice, un toque casual en la mano, no estarían de más.

Pero nada. Me cuenta que cuando su hijo menor terminó preescolar, el colegio reservó lugares para cada familia en el salón de actos. Cuando llegó, se encontró que en sus asientos estaba sentada la ex con su nueva pareja. “Me contuve para no agarrarlo a piñas para no armar un escándalo en la escuela”, me dice.  Casi no puedo creer lo que escucho. ¿Cómo podés hacer algo así? (hablo de la ex, no de Martín por supuesto). Pero cada vez que alguien dice eso, le replican con cien historias peores…

Paseamos por el shopping. Mientras caminamos lado a lado me acerco, me cruzo, lo rozo, pero nada. En el cine apoyo mi brazo al lado del suyo. Nada.  Otra vez y otra más, pero Martín sigue inmóvil. Termino dándome cuenta de que si no hizo el mínimo signo de acercamiento, no es porque sea tímido y yo no lo alenté lo suficiente. No quiere o no puede, y no sé si la diferencia importa demasiado.

Me concentro en la película. La tirita de la bombacha me molesta y la mini me incomoda. Si sabía me venía con la espantosa y comodísima ropa interior que uso a diario,  jeans y zapatillas.

Como les comenté antes, Martín habla muy poco.  Pero a medida que lo voy escuchando no sé si lo que dice me interesa. Después de la película nos despedimos. Me voy con muchas dudas…

Anuncios

18 comentarios el “Martín no se deja encontrar

  1. Leídos los “consejos” que te han dado los comentaristas de tu último post y la descripción de esta última cita, me animo a darte mi opinión. Yo, la verdad, será porque estoy algo mayor, pero no soy demasiado partidario de los jueguecitos implícitos de la “seducción”. Ni con esas reglas tácitas sobre el número de citas ni mucho menos con el planteamiento “masculino” de hacerse la difícil que recomienda Juan Manuel.

    Tengo la impresión de que a Martin le atraes pero, al mismo tiempo, debe tener demasiados “comecocos”, lo que, sabida su historia, es explicable. No sé si te compensa meterte en berenjenales psicológicos, máxime si pareces tener tan claro lo que buscas. Pero, dejando de lado momentáneamente tus expectativas, a lo mejor sería bueno romper ese juego de sobreentendidos frustrantes y agarrar el toro por los cuernos. Puede que no llegues a tu objetivo (que Martín no sea el “amor de ti vida”, que ni siquiera dé para una relación estable), pero me parece que puede ser una línea de acción bastante más efectiva que la que sigues. En lo que a ti respecta, evitarás frustraciones y ansiedades. Y, lo que me parece más importante, puede que seas capaz de ayudarlo a salir de su embotellamiento psicológico.

    En síntesis, que mi consejo es que hables claramente con él, que tomes tú la iniciativa, siendo dulce pero a la vez directa. Si yo estuviera en la situación de Martín pienso que te lo agradecería, aunque de entrada me acoquinara un poco. No somos ya adolescentes (afortunadamente). Un beso

    • Creo que acá hay varios problemas, pero uno es más definitorio que los otros:
      ¿Le resulto atractiva a Martín? Creo que sí.
      ¿Él puede / quiere mantener una relación? Creo que no, por lo menos en este momento.
      ¿Martín me resulta lo suficientemente atractivo para hacer un intento en estas condiciones? Y la respuesta es no y no.

      O sea, acompañar terapéuticamente es parte de mi trabajo, pero es una labor desgastante y que debe ser retribuída. No lo hice por Pablo que me atraía muchísimo, menos con alguien a quien cuand0 más lo conozco menos me interesa.

      El no va más está decido. Trataré que sea lo menos traumático posible.

      Besos.

  2. Como último intento, lo que propone Miroslav parece bueno, hasta ahora hablaron los gestos. Pero si con las palabras sigue distraído, es porque es demasaido complicado el tema.

    Aunque, siendo que ya no somos adolescentes, Martín no puede hablar claro tambien?…porque no es que lo conociste de casualidad en un supermercado, una exposición, avión o lugar casual.

    Pero si parece que vale la pena, quizas una nueva ficha?
    beso

    • Lo que pasa es que me parece que no vale la pena 😦
      Es como cuando conocés a alguien y sentís que no hay afinidad. Con él tardamos más porque no habla…
      Un beso.

  3. Por qué no le preguntás directamente qué le pasa con vos? Qué intenciones tiene?

  4. Hola, aquí nueva, e interesada en ir conociendo personajes, por eso me abstengo a opinar, sería algo así como pagar derecho de piso.
    Me gustó lo que leí.
    Con tu permiso te enlazo para poder seguirte.

    Cariños

    Magah

    • Hola, Magah bienvenida. Me parece que la historia se va complicando 🙂
      Si no encuentro rápido al amor de mi vida voy a hacer en breve un ¿Quién es quién en Amanda? para que sea más fácil ubicar a cada uno.
      Besos

  5. Amy, es una pena, pero si no te interesa tanto, ya está.
    Lo decisivo, me parece, es lo que dice Ana: no lo conociste en el supermercado, de casualidad. Si él no se puede abrir es muy difícil.
    Da la impresión de que él no puede hacer más, pero no creo que vos quieras en este momento estar para acompañarlo en el mientras tanto.
    Saludos,

  6. Amanda,martin ya fue,que pase el que sigue
    y al amor de tu vida lo vas a encontrar seguro,por que lo estas buscando
    disfruta del momento y divertite
    besos

    • Sigo con dudas. Ahora no sé qué hacer. Ayer estuvimos hablando por teléfono, pero es difícil decidir sin verlo. Creo que lo voy a ver una vez más para ver que hago.
      Besos.

  7. Creo que corresponde que le plantees personalmente tus inquietudes Amanda. De esta manera él tendrá la oportunidad de decirte que le pasa, si lo hace, vos podrás evaluar si vale la pena o no, si no lo hace, capítulo cerrado.
    Besos.

  8. Mmmmmmmmmmm si no respondiò a tus evidentes gestos de seducciòn, es que no hay por donde, entendes? O peor, lo vas a llevar a la cama y no te va a responder por mas voluntad que ponga. Besos

  9. Me da penita, Aman, le había puesto algunas fichitas al candidato.
    Pero no hay otra, si en esas primeras citas que debieran ser de seducción mutua, no se esfuerza un poquitín, qué queda para después…
    Mucha merde, y espero impaciente la continuación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: