31 comentarios

Primer encuentro, Juan Carlos


Bueno, la situación actual es así: Martín, a quien planeaba ver primero, me sigue escribiendo, pero nada más. Nos intercambiamos mails del estilo de “qué bien escribís”, “qué lindas las fotos de tus hijas”, “qué lindas las fotos de tus hijos” (tiene dos varones de 7 y 11 años),”hace unos meses que me enganché para hacer spinning” etc, etc. Como si viviéramos a miles de km y tuviéramos que conocernos por correspondencia.

Mientras tanto me llamó Juan Carlos, el contador, y quedamos en vernos. La verdad es que no me acuerdo mucho de él, pero tampoco ocho mimutos poco iluminados orientan demasiado.

La cita empieza mal y no por culpa del caballero. Con el tapado puesto y la cartera en la mano, les dijo a mis hijas “me voy a encontrar un rato con Marina (existe en la vida real, es una de mis mejores amigas desde la secundaria)” y sigo rumbo a la puerta de calle.  Sofi, la menor, está chateando en Neopets y ni siquiera estoy segura de que se dé cuenta de que me voy.

Pero, ¡ay! nada es tan fácil en la vida de las madres. Juli se planta en pie de guerra y me dice “¿Cómo que te vas? ¡Me habías prometido ayudarme a hacer el TP de historia!”
¿Eh? ¿Cuándo prometí eso? De todos modos, no tiene importancia. Es su palabra contra la mía y ella grita más fuerte.

Trato de ganar tiempo. “Bueno, en todo caso vos empezalo y cuando vuelva te ayudo en lo que falta” Intento vano. “Tengo que pasarlo por mail a la profesora en una hora”, “nunca me ayudás”, “nunca hacés nada por mí”, “te la pasás saliendo con tus amigas y nunca tenés tiempo para tus hijas”… Matarla no es una opción. Ya invertí demasiados años en su crianza, además es probable que cuando vuelva ya se haya olvidado del tema (¡o eso espero!).

Me voy pensando si no tendría que haber continuado con la anticoncepción dieciséis años atrás y corro al Café Martínez donde quedé en encontrarme con Juan Carlos.

Sentados frente a sendas tazas de capuccino, conversamos un poco más de una hora. Me entero de que le gusta ir a bailar y jugar al fútbol, que tiene una hija de 12 años y un varón de 9. También nos damos cuenta de que tenemos una conocida en común, para él una de sus  clientes y para mí, mi primera obstetra. Coincidimos en que está loca. ¡Dios Mío! El mundo es un pañuelo (de paso, que buena frase se me acaba de ocurrir, espero que nadie me la robe).

Finalmente nos despedimos. Quedamos vagamente en vernos, pero mientras manejo de vuelta a mi casa empiezo a sentir que no tengo ganas de volver a verlo.

Llego a casa, Juli está sumergida en el World Warcraft. Me alegro de ver que pudo solucionar lo del trabajo práctico. Le pregunto si le resultó complicado. “No, para nada”, me responde. “Busqué un archivo midi que pesara más o menos como un Word de diez páginas, le cambié la extensión por .doc y se lo mandé a la profe de historia. Así gano un día más para poder terminarlo. Mañana, cuando me diga que no lo pudo abrir, me hago la sorprendida y le digo que se lo reenvío. Ahí le mando el verdadero TP”.

Sé que debería sermonearla sobre lo mal que está intentar engañar a sus profesores, pero sinceramente la perspectiva de no tener que hacer el trabajo después de una cita frustrante me alegra tanto que lo dejo pasar.

Por madres como yo está la educación como está.

Anuncios

31 comentarios el “Primer encuentro, Juan Carlos

  1. Jajaja… una genia tu hija. Que creatividad para zafar!

    besos!

    D

  2. El mundo es un pañuelo… y está lleno de mocos! :S

    Tu hija una capa, le va a ir bien en la vida si se toma las cosas con tanta viveza y parsimonia.

    No quiero ser mala onda, pero seguro ese Martín se está viendo con alguien más y te tiene en la manga como opción B.

    No te ilusiones mucho, por las dudas!!

    • Ay, espero que no. Pero si la opción A le falla, allí estaré y después veremos, al fin y al cabo solo lo vi ocho minutos.
      Besos.

  3. como me hiciste reir!!!!
    increible el ingenio de tu hija…no te acostarás sin aprender algo nuevo.

    Lo de Martín, creo que es un clásico en estos tipos de encuentros…el pibe debe estar escribiendo a varias, y tendrá un fixture… mantiene el interés mientras via mail, sms y sucedaneaos y va conociendo-descartando-que pase la que sigue…. algo así.
    Capaz las mujeres haremos lo mismo???

    que fea sensación, volver de un encuentro sintiendo que no hay ganas de mas. Debut y despedida?

    una ídola tu hija… para aprender, no caer en sus trampas de recriminaciones, al minuto que cerraste la puerta pasó a otro tema… anotarlo para el futuro!

    un beso

    • Sí,me aclaró que se lo hacía a la de historia y no al de informática. Mirá si se da cuenta y se lo devuelve diciéndole “muy linda la canción, pero no responde a las consignas del trabajo”.

      Creo que todos hacemos lo mismo. Yo misma estoy demorando a Luis, el ingeniero hasta que no se defina lo de Martín. No es lindo, pero es inevitable cuando viste a diez juntos 🙂

      Besos.

  4. Hola Amanda, gracias por responder a mi pedido y postear enseguidita!! 🙂
    Lo del reclamo de tu hija me caló hondo, sé que es difícil decir ‘hago mi vida’ cuando tenés algún descendiente tirando de tu falda. Muy bien lo tuyo en persuadirla e irte igual, se ve que a ese respecto la tenés clara.
    Me apenó que tu encuentro con Juan Carlos no diera para otra cita, pero bueno, a veces es así y no es culpa de ninguno.
    Le tengo fe a Martín, hasta te diría que me gusta que tengan un período de sólo mails, sirve para conocerse bastante, si saben usarlo. Podés preguntar lo que quieras, total, después le agregás un ‘jaja’ y queda joya.
    Uy me excedí, voy cortando, beso, hasta la próxima.

    • No lo tengo tan claro, es un tironeo terrible pero tampoco iba a clavar a alguien porque algo mucho menos que urgente. Si no lo leíste hay un post al respecto “Madre (y) amante”…

      Me gustó lo del jaja 😉
      Besos

  5. Tu hija una genia!
    Y si vos le propones a Martín de verse personalmente? Creo que eso te jugaría muy a favor siguiendo la teoría de que está en contacto con otras del encuentro del sábado.
    Besotes

  6. ¡Qué pena lo de Martín! ¿Lo invitaste a tomar un café?, ¿qué te dijo?

  7. Creo que a Martín le falta un empujoncito, tal vez su mejor manera de hacerse conocer de entrada sea por escrito y llegue al encuentro más afianzado. No nos olvidemos que aparenta ser un muchacho tímido.
    Bien por la no extorsión de los hijos y mantener tu cita. Y bien por la actitud de no seguir con los reproches luego que volviste.
    Besos

    • Danu, Moni y Viviuska, les contesto juntas. Terminé invitándolo yo. Quizás el viernes tenga novedades para contar…
      Besos.

  8. Es una chica bien adaptada al sistema, y la madre también, je.

    • Pensé que me ibas a decir que jamás se le debe hacer eso a un profesor… o que es un truco muy viejo y que te hubieras dado cuenta enseguida 😉
      Besos.

  9. Yo era bueno, pero tu hija se lleva la palmas. Juli tiene un blog ???

  10. Esa docente evidentemente no conoce los archivos pdf. De pedir yo trabajos por mail no aceptaría otra cosa.
    Esto en el Esteban Echeverría, no pasaba…
    Besos

    • Entonces te van a decir que no tienen el programa para generar archivos pdf (y en nuestro caso es verdad).
      Te aseguro que en el Normal 4 hacia fines de los 70, tampoco pasaba…
      Besos.

  11. Capaz que para Martín sos su segunda (o tercera) opción. No lo culpemos, nosotras hacemos lo mismo. Sólo esperemos que con la otra (u otras) no pase nada así te puede conocer. 🙂

    Hay una página que se llama “el triturador” que te crea archivos con cualquier extensión (incluso pdf, Hurricane) y del tamaño que quieras, y cuando los abrís se ven puros simbolitos. Por qué estas cosas no existían hace 15 años? Si fuera hija mía no sabría si felicitarla o matarla.

    • Tengo novedades, mañana nos vemos 🙂

      En cuanto a Juli, pobre, ella lo hace en forma artesanal pero siento que no corresponde pasarle el dato. Hace treinta aos menos…

      Besos

      • Al final se lo conté. Juli te lo agradece profundamente, destaca que es una técnica de uso restringido y lamenta no haber conocido el triturador desde hace unos años.
        Besos.

  12. Que chiquita inteligente!, siempre mostró el nivel de su intelecto.
    Lastima que JC no te gustó mucho.
    Seguí por mail con Martín, por ahi es asi, quiere pisar sobre seguro, no sé…. divago, porque soy una total inexperta en esto.

  13. Suerte mañana!! Beso, Bri

  14. jaja decile que de nada! pero que no se le haga vicio

  15. muy interesante esto…..muy bueno
    saludos

  16. A los 5 meses de embarazo?? Estaba muy enamorado y ciego o es un bolas tristes.
    No te pongas ansiosa con este muchacho, va a querer ir con pie de plomo…
    Un beso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: