6 comentarios

El último año que estuvimos juntos (II)


Por supuesto, no lo llamé para decirle que no lo quería ver nunca más en mi vida. Le pasé un sms 🙂
Un sms que no decía “quiero el divorcio”, porque en realidad no sabía bien que quería, sino algo así como que me parecía mejor que hablarámos a su vuelta. Hablamos por teléfono y arreglamos para que ya no volviera a casa, sino que se fuera a vivir al departamento… por un tiempo.

¿Le arruniné el viaje? Claro que sí.
¿Me sentí mal por eso? No mucho…

No podía imaginarme estar en nuestra casa mientras él se llevaba sus cosas, así que empecé a buscar frenéticamente algún lugar adonde irme con las chicas antes de que él volviera. Nos fuimos a Cariló.
Cuando volvimos, me encontré con la mitad de los cajones y vestidores vacíos. Creí que se iba a llevar solo algunas cosas, pero había mudado todo.

A partir de mi divorcio estuve pensando mucho en que, salvo que ya tenga a otra, es raro que un hombre decida tomar la decisión de romper una relación de frente, poniendo las cartas sobre la mesa. En parte, puede deberse a que una relación insatisfactoria es menos central para ellos. Pero mi sensación es que muchos en lugar de enfrentar el problema, provocan situaciones insostenibles, forzando a la mujer a tomar la decisión de la ruptura. No es siempre así, pero es bastante típico.

Haciendo breve un proceso largo y doloroso, al principio pensamos que si no conviviéramos estaríamos mejor. Pronto quedó claro que el problema no era la convivencia, sino nosotros mismos.

¿Cómo se puede resumir en una frase tantos meses de dudas, de dolor, de nuevas opciones? Quizás algo así como: nos dimos cuenta de que no había vuelta atrás. En unos meses había recuperado mi aptitud nupcial.

No sé para qué. Estaba segura de que no me iba a volver a casar.

Anuncios

6 comentarios el “El último año que estuvimos juntos (II)

  1. Comparto totalmente que salvo excepciones, una mala relación es menos central para un hombre. Mientras la mujer está desesperada, buscandole mil vueltas a su matrimonio, pensando todas las estrategias posibles, el hombre comenta “las cosas con “la patrona” andan más o menos” y a continuación sigue pensando en su trabajo o en otras cosas. No se si muchos hombres provocan a propósito situaciones, pero a veces se sorprenden cuando la mujer toma la iniciativa de separarse cuando era la crónica de una muerte anunciada. Solo el hombre no lo veía. Bueno, es una generalización, seguro hay otras situaciones.

    • Ana C: me hacés pensar que no es que ellos provoquen las situaciones intencionalmente, sino que como decís las soportan sin que cambien sus vidas. Obviamente estamos hablando en forma general Pero, creo que era yo la que sentía que me provocaba… 🙂 Un beso y gracias por tu comentario.

  2. Lo importante es que tú te sientas bien con tu decisión, y que sepas que es mejor estar sola que mal acompañada, es verdad que muchas veces nos podemos conformar con una relación que no nos satisface sólo para no estar solas, pero es muy valiente empezar de cero.

    Isa

    • Isa: gracias por tu visita. No puedo agregar nada más a tu comentario. Está muy bien expresado lo que nos pasa a muchas.

  3. Creo que es como dice Ana C, salvo muy pocas excepcones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: