10 comentarios

¿Quién es quién?

Me deprime un poco admitir que esta búsqueda se está haciendo más larga y complicada de lo que esperaba. Por eso, por piedad a mis lectores, especialmente los nuevos, pongo una agenda de contactos para que sepan “Quién es quién en la vida de Amanda”.

AGENDA DE CONTACTOS (por orden de aparición)

Damián (el que me dijo boluda) : charla telefónica agradable, cita desastrosa. No le gustó mi mail posterior explicando diplomáticamente que no daba para otra vez. Me dijo que era una boluda por no permitirme intentarlo (intentar lo que no quería hacer…)

Javier (mi ex) : “Todo concluye al fin” y después de veintipico de años juntos, muestro matrimonio no fue la excepción.  Como ex nos llevamos mejor que como casados, pero claro, eso tampoco es tan difícil… Con Javier se aplica “la regla de los diez minutos”, o sea los primeros diez minutos de charla está todo bien, después empiezo a recordar todo lo que me irritaba de él.  Por eso trato de que nuestros  encuentros no duren más de eso. Tenemos dos hijas: Juli (la mayor) y Sofi (la menor). Javier está en pareja con Sandra (la novia de mi ex).

Pablo (el de los ojos azules): mi primera cita online y una mala combinación,  una intensa atracción más “incompatibilidad de caracteres” como se dice en los divorcios. Con Pablo teníamos química, física y todas las materias. Pero no nos entendemos, ni nos llevamos bien. Yo corté la relación después de una gran pelea.  Más tarde me arrepentí  y le propuse vernos como amigos con derecho a algo así (me quedaba claro que no teníamos futuro como pareja). Al principio, él me dijo que sí, pero nunca más volvimos a vernos. Me da vergüenza decirlo, pero lo extraño.
Actualización del 25 de noviembre: nos volvimos a ver. Pasamos un día en el que hubo almuerzo, sexo y fotos hot. Terminó en una pelea. No lo quiero ver nunca más.
Actualización navideña: Recibí un mail raro de su cuenta de correo. Él dice que no lo mandó.
Actualización de enero: Reapareció para invitarme a salgamos a compartir eventos culturales. Como siempre, lo único que hicimos fue terminar en la cama. Pero además de lo bueno que fue el sexo en sí, también me sirvió para darme cuenta de que no estoy más enamorada de él. Quedó como amigo con derechos. De paso, me enteré que la que me mandó los mails misteriosos fue su ex novia anglo.

Jorge (el de los PP): nos encontramos una vez, al despedirnos dijo “nos vemos” pero nunca más sucedió. Mantuvo el contacto a través del teléfono, luego del chat y finalmente mandándome cadenas de PowerPoint, hasta que me cansé y le pedí que me sacara de su lista de correo. Lo hizo y nunca más supe de él.

Horacio (un clásico):  tuvimos una cita donde me contó que Amanda significa “la que va a ser amada”, pero olvidó aclararme que iba a ser por otro porque de él no volví a tener noticias.

Osvaldo (el que se ofendió) : en el transcurso de un chat no coincidimos con la definición exacta de cita. Se ofendió y (por suerte) desapareció.

Alejandro (el médico sin fronteras) : accedí a encontrarme con Alejandro sin foto ni celular, fantaseando con que iba a conocer a un “Médico Sin Fronteras” que trabajaba en campos de refugiados. Tengo que aprender a controlar mi imaginación.

Julio (el abogado heterosexual): uno que me escribió por el portal. Ni llegamos a chatear, mucho menos a vernos. Totalmente olvidable.

Javier (no mi ex): uno  que me llamó, me gustó, propuso vernos y a la hora de la verdad, desapareció. Probablemente no me haya perdido nada.

Ceci: sería la amiga perfecta si viviéramos en la misma ciudad, pero de todos modos  Montevideo no está tan lejos de Buenos Aires así que es la amiga perfecta. Divorciada, con dos hijos adolescentes, pasó antes que yo por las citas online. Oficia de mejor amiga, guía espiritual y psicóloga ad honorem  🙂

César (el lejano) : brevísimo contacto en el que César, que vive a cientos de km, me propuso ser su amiga. Debut y despedida.

Lucía (la abogada fashion): re top, re cool, re todo, mi amiga Lucía opina que buscar el amor online es como equipararlo con hacer las compras en el supermercado. Super sociable, soltera, sin hijos, según ella sin apuro…
Actualización a diciembre 2009: nos fuimos de viaje a Brasil, me criticó todo el tiempo por estar usando internet para buscar pareja, volvimos peleadas. Un tiempo después me llamó para contarme que se había metido en un sitio de citas online y cómo se “divertía” allí”. Además de criticarme, claro. Esta vez por “buscar novio”.

Federico (el empalagoso) : me empalagaba a base de frases como “dulce de leche hecho mujer”, “la  más linda de todas”, “¿te dije que me encantás?” y demás. Tuvimos una cita, me sentí ligeramente culpable de no querer verlo más hasta que por una casualidad (gracias redes de Windows Live), me enteré que lo que me decía a mí, también se lo decía a Olivia, Juana, María, Claudia…

Juan Carlos (el contador del speed dating): una de mis coincidencias en la reunión de speed dating. Tuvimos otra cita, pero no dio para una segunda vez.

Martín (el reticente) : el que más me había gustado en el speed dating. Fue arrastrado por un amigo, era analista de sistemas. Muy tímido, divorciado con una historia densa detrás (la mujer lo había engañado y quedado embarazada de otro), salimos una, dos, tres, cuatro veces… y no pasó nada. Creo que se sentía mejor solo.

Hernán (el que me prometía un café) : una especie de ex al que le pasé el enlace del blog porque creía que nunca más iba a verlo, después creí que no sabía quién era yo, después terminó demostrándome que el que rie último (completen ustedes…)

Miguel (el delirante): nuestro único contacto fue un mail que me mandó, pero guarda un lugar especial. Nunca recibí algo más delirante, por lo menos por ahora…

Rafael (el detective): veterano que por mail y por chat ya me generaba dudas.  Hasta que me empezó a investigar y me hizo huir.

Alberto (el olvidadizo): tuvimos una cita en la cual me contó lo que se le había olvidado con su anterior pareja. Fue debut y despedida.

Ariel (el chico de Hebraica): la vida es muy rara y me dio la oportunidad de volver a encontrarme con el chico del cual había estado enamorada a los (nada) dulces dieciséis. Pero nada fue como entonces.

Gustavo (el hombre ideal): parecía el hombre ideal, quizás lo hubiera sido, pero no pudo ser.  Cuando empezamos a salir, Gustavo tuvo que irse por trabajo a Arabia Saudita. Lo pienso y me duele.

Daniel (el ex de la rabina): Nos encontramos, la pasé muy bien,  pero nunca más volví a saber de él. Fue mi primer “desaparecido” y me costó entender lo que había pasado.

Leo (el del viaje a Israel): En mil novecientos ochenta y cinco, habíamos tenido un touch & go durante un viaje a Israel. Cuando me divorcié retomamos en contacto. Mala idea, lo encontré casado, indeciso y con una doble personalidad: el chico hot cibernértico y el casado super formal “en vivo”. Ahí fue cuando decidí empezar con las citas por internet.

Mauro  (el conductor intrépido): ¿Para qué deprimirme contando otra vez la peor cita de mi vida? Empezó mal y… bueno, no me quiero seguir amargando, la pueden leer en el blog.

Ignacio (el de los sms): Antes de la primera cita desapareció tantas veces que ni llegamos a conocernos. No es que lo haya lamentado, tampoco.

Bernardo (el recién divorciado): cuando nos encontramos por única vez, llevaba solo días de haberse ido de su hogar conyugal. Ideal para verlo dentro de un año… si para ese entonces no volvió con su ex.

Lucho (el otro delirante): completo desconocido que me invita a compartir un viaje a una zona patagómica en medio de la nada. Vernos antes no era requisito para la travesía.

Martín (cero cobardía): cuando lo contacté me dijo que estaba con una chica, pero que no importaba. A mí sí me importó.

Jorge (el biólogo encantador): tenemos  mil cosas en común y me encanta hablar con él, pero no me genera nada a nivel físico. No sé que hacer… Por ahora aceptó mi propuesta de solo amigos.
Actualización de febrero: pasado un tiempo me arrepentí y le propuse hacer el intento de empezar a salir. Parecía muy entusiasmado, pero se tenía que ir de viaje en ese momento. Me prometió mil cosas para la vuelta,  pero una vez en San Pablo cambió de idea, empezó a extrañar a su ex o algo así. Desapareció y nunca supe porqué.

Marcelo (el que no duerme):  hay gente con una indudable capacidad de activar el reflejo de bloqueo y huida al primer chat. Marcelo es uno de ellos.

Iré agregando lo que vaya surgiendo ¡Espero que no se haga demasiado largo!

10 comentarios el “¿Quién es quién?

  1. Amanda, yo tuve que salir tanto antes de encontrar un plebeyo desteñido apropiado que creo que serviría la guía telefónica en vez de el quién es quién, ni siquiera tuve la prolijidad de Carlos de contarlos, o más bien perdí la cuenta!

    • ¿Sabés lo que pasa? Lo mío es un apostolado por mis lectores. Además te confieso que no están todos, solo los más interesantes tienen el honor de convertirse en parte del blog 😉

  2. jajaja, Jorge terminó mandando cadenas de power point ?? qué al pedo están algunos !! menos mal que no se volvieron a ver…!

    • O sea, si no te interesa verme. ni hablarme, ni escribirme todo bien ¡pero que nuestra única comunicación no sea que me mandes cadenas de PP!
      (Uff, ya lo dije)

  3. jajajaja…Gracias !…Tb he tomado cafés como para teñirme…y me invitado a la cama con una urgencia que seria halagadora si no me pareciera que fueron hechas xq sobrevuela *el caballo verde*…

    • Gracias por tu comentario, pero ¿qué es el caballo verde? Entiendo el sentido de lo que decís, pero no conozco la expresión.
      Besos

  4. Esto no deja de ponerse interesante… 🙂 Pero tengo que regresar a las galeras.

    Seguimos en contacto…

  5. Genial!!
    Me quede pensando si yo tuviera que hacer mi listado…me dieron ganas…pero varios de ellos leen mi blog. Creo que me emtería en problemas por escribir cosas no dichas.

    Mejor no
    BEso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: